martes, 3 de junio de 2014

Las razones del no


Mucho me temo que vienen a rescatarme de las llamas que ya han prendido en mi pelo, de las olas que me arrastran hacia las rocas del acantilado, del abismo sobre el que cuelgo agarrada a una rama. Vienen a rescatarme de ti. De mí. Muy a mi pesar.

22 comentarios:

  1. Le has dado salida a al difícil frase construyendo un manto de simbología y metáforas. Creo que tu relato habla de esas relaciones que nos hacen daño pero de las que no queremos marchar. Mucha suerte :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las relaciones "tóxicas" (como tan de moda está ahora calificarlas) son muy difíciles de cortar aunque, como muy bien dices, nos hagan daño. Muchas gracias Juan Antonio. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Buen relato, a veces necesitamos un rescate de nosotros mismos y de los que tenemos alrededor. Buen giro para la frase.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Asun por visitar mi casa y dejar tu comentario. Saludos.

      Eliminar
  3. Cuando una decisión ya está tomada, qué difícil es convencernos. A veces pienso que sería mejor que nos rescataran antes de tener que tomarla. Me ha gustado Luisa, a ver si un día de estos por fin....
    besos, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué complicados somos a veces. Vamos directos al precipicio. Esperemos que a la protagonista de este micro, usar la razón se sirva para no caer. Gracias, compi! Bicosss

      Eliminar
  4. Que malos los abismos bajo nuestros pies, je je. Coincido con Juan Antonio, has salido muy bien de una frase muy, muy enrevesada.

    A ver que nos dejan esta tarde para la próxima.

    Un besazo guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los abismos dan un vértigo... Y si sólo tienes una rama para agarrarte y eres debilucho, ni te cuento, jejeje, Gracias, Miguel. Un besiño.

      Eliminar
  5. Buenas metáforas para abordar el tema de la semana, me ha gustado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Beto. Muy amable por leer y comentar mi propuesta. Un saludo.

      Eliminar
  6. Me gusta luisa esa narración en presente tan contundente te acerca mucho a la situación y te hacen sentirte dentro y esos adverbios como en las llamas que ya han prendido en mi pelo te arrastran a la descripción y a la acción.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Manuel. Me alegro de que haya conseguido meterte en el relato. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Operación rescate muy muy complicada. ¿Cómo se rescata a alguien de sí mismo?. Acertada inspiración con una frase que hace pensar en otras situaciones.
    Abrazos para Luisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El rescate de uno mismo es muy difícil, pero necesario más veces de las que nos gustaría. Hay ocasiones en las que podemos ser nuestro peor enemigo. Gracias, Rafa. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Bonito texto Luisa. Le has dado un tono bastante poético dandole todavia mas valor a un texto reflexivo que ya de por si nos hace pensar.

    Buen trabajo. Suerte para la próxima.

    ResponderEliminar
  9. Luisa, me ha gustado más como poema que como micro. Le veo mucho más tono poético al texto, así que por mi parte me quedo con esa prosa poética que siempre me gusta. Ese " de ti , de mí" me ha encantado.
    Suerte la próxima :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pulga. A veces me apetece cambiar un poco de registro, como ha sido en esta ocasión. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Hola Luisa, acabo de descubrir tu blog y me permití la licencia de hacerme seguidora del mismo, espero que te agrade mi visita y en relación al micro de esta entrada me gusta mucho el enfoque que toma la historia con ese toque de tristeza por esos amores que hacen tanto daño y de difícil separación.
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Puri ¡Estoy encantada de que visiten mi casa!! Eres muy bienvendida. Y por lo que veo, somos "paisanas", de Galicia.
    Los malos amores pueden destrozarnos, por eso es bueno alejarse de ellos. Muchas gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Las frágiles ramas, al final, se rompen cuando ya no podemos escapar. Buenas metáforas de amargura y miedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no vienen a rescatarnos, inevitablemente, caemos. Muchas gracias, Lorenzo. Un abrazo.

      Eliminar