lunes, 15 de diciembre de 2014

Rutinas

Luisa R. Novelúa
El mensaje era claro, conciso, breve y letal: no insistas, decía. Pero él ni se inmutó. Buscó un bote de pintura blanca y dejó la pared inmaculada. Tampoco cambió el gesto cuando en el bar lo recibieron con un silencio expectante. Se sentó en la mesa de siempre y no paró de barajar las cartas hasta que sus compañeros de partida se fueron incorporando a sus puestos. Cuando se despidió, con el habitual hasta mañana, no sabían si volverían a verlo.


14 comentarios:

  1. Muy inquietante y buena narración, a por la semana siguiente.Abrazos y suerte

    ResponderEliminar
  2. Cuando ya no queda nada más, sólo la rutina nos apega a la vida.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto tu opinión, Carl. Las rutinas pueden ayudarnos a seguir adelante cuando todo se derrumba. Muchas gracias por la visita. Un beso.

      Eliminar
  3. Ah! ¡Qué intrigante! Más allá del porqué del mensaje, me ha gustado el modo en el que el protagonista discurre por esa "normalidad" anormal que planteas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Independientemente del porqué, el protagonista lucha para que esa advertencia o amenaza no le venza. Me alegra mucho que te haya gustado. Besossss.

      Eliminar
  4. Uyyyy Luísa, ese final tan aterrador es lo mejor. Me gustan mucho los relatos que dan para pensar y como este, mucho. -felicidades.
    Besicos muchosl.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué amable, Nani. Me alegra que te haya gustado. Un besazo.

      Eliminar
  5. Uaaaa! Cómo lo dejas ahí colgado, Luisa. La duda. La terrible duda.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Luisa.

    Menudo micrazo y vaya final para elucubrar...
    Felicidades, a mí me ha gustado mucho.
    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Townanda. Me alegra mucho que te haya gustado. Besossss

      Eliminar
  7. Me has llevado hasta 'Crónica de una muerte anunciada'. Qué buen texto Luisa. Está muy bien lograda esa sensación de fatalidad y de tensión expectante. Mucha suerte para el próximo :)

    ResponderEliminar
  8. Juan Antonio, qué buenos son siempre tus comentarios. Muchas gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar