lunes, 23 de marzo de 2015

Obsesión

Luisa  R. Novlúa

Todo estaba dibujado en la pequeña libreta gris que llevaba en el bolsillo del pantalón. Los tres lunares bordeando la comisura de los labios, el hoyuelo del mentón, la delicada nuca en un escorzo tentador. Cada uno de los detalles que no habíamos sido capaces de ensamblar hasta toparnos con el bello rostro, de serenidad sobrecogedora, en la sala de autopsias.

14 comentarios:

  1. Escalofriante, niña. Uff. Siempre me encanta el lenguaje que utilizas ¿te lo había dicho alguna vez? Pues si no lo había hecho, no tengo perdón. Biquiños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva, tú que me lees con buenos ojos. Muchas gracias, guapa. Besos.

      Eliminar
  2. Buen giro final, Luisa. Corto pero rotundo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien que te haya gustado, Rafa. Muchas gracias. Besos.

      Eliminar
  3. Ostras, qué final.
    Me encanta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Vaya sitio que han ido a elegir para encontrar la inspiración.

    Coincido con Rafa; menudo giro final.

    Un saludol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que el final da para más de una interpretación. Eso siempre me ha gustado, que la historia cobre vida por su cuenta. Gracias por la visita y el comentario, Alfonso. Un saludo.

      Eliminar
  5. Contundente, rotundo, pequeño pero matón. De los míos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Edita. Lo de pequeño pero matón no está nada mal, jejeje. Bicoss.

      Eliminar
  6. Has concentrado un montón de mala leche literaria para dar ese giro final que hace que tu relato guste y sorprenda. . Mucha suerte :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juan Antonio. Y mucha suerte a ti en la final mensual. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Me gusta Luisa, siempre me encoges el corazón en la última frase, creo que ya te lo había dicho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un final con el que quise contar a dónde puede ir a parar alguien que es objeto de una obsesión. Muchas gracias, Lourdes. Un abrazo.

      Eliminar